CHILE Y SU TRAYECTORIA EN LA MINERÍA DEL COBRE

Chile es actualmente el mayor productor y exportador de cobre a nivel mundial, convirtiéndose en una industria de especial importancia para la sociedad chilena, su cultura y, sobre todo, su economía.

La gran trayectoria de la minería del cobre en Chile comenzó hace muchos años atrás, siendo una de las principales pruebas la utilización del cobre en la región andina incluso en la época antes de Cristo.

Se dice que inicialmente, los atacameños y diaguitas conocieron este metal en el norte de Chile, quienes lo utilizaban para fabricar herramientas y adornos, así como otras aleaciones, comenzando a explotar las riquezas de un yacimiento que se convertiría en uno de los más importantes: Chuquicamata.

Durante los primeros 200 años de la conquista, en la época de la Colonia, la explotación del cobre se mantuvo como una industria pequeña, la cual comenzó a cambiar en el siglo XIX.

En 1810, el país estaba registrando una producción de 19.000 toneladas de cobre y entre los años 1820-1900, produjo alrededor de 2 millones de toneladas, estableciéndose como el primer productor y exportador mundial. A finales del mismo siglo, esa producción decayó debido a diversos motivos, bajando apenas a 21.000 toneladas.

Avances de la minería del cobre a partir del siglo XX

A inicios del siglo XX, consorcios internacionales de gran envergadura, dotados de tecnología más avanzada, presentaron un interés especial en los yacimientos mineros de Chile, por lo que en 1904 fue iniciada la explotación en El Teniente a manos de la compañía estadounidense Braden Copper Co, que luego fue sustituida por la también estadounidense Kenecott Corporation.

Poco después, en 1910, la Chile Exploration Company inició la explotación en Chuquicamata. Ambos yacimientos mineros demostraron una gran viabilidad económica para el país, permitiendo abastecer la demanda de cobre en los mercados internacionales que cada vez era mayor.

A partir de 1923, la Andes Copper Company estuvo a cargo de la explotación de otro gran yacimiento: El Salvador. Muchas empresas extranjeras realizaron actividades de exploración y explotación del sobre chileno durante el siglo XX; sin embargo, el estado recibía muy pocos beneficios de esta actividad hasta 1951, cuando se logró firmar el Convenio de Washington, permitiéndole a Chile disponer al menos del 20% de la producción de cobre.

Luego de la nacionalización de Chile en 1971, los yacimientos de cobre pasaron a ser propiedad del Gobierno de Chile y mediante el decreto de ley 1.350/76, se creó CODELCO (Corporación Nacional del Cobre), encargada desde ese momento de la explotación y comercialización del cobre producido en los diferentes yacimientos como una sola corporación.

Las inversiones y avances para la producción de cobre siguieron creciendo y fortaleciéndose indeteniblemente y hoy día se evidencian los resultados.

Las riquezas del subsuelo de Chile, unidas a su estabilidad política, social y económica han logrado grandes cosas, ayudando al país a estar a la cabeza de este sector industrial que sin duda seguirá avanzando.

HCA Minería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.